sábado, 23 de enero de 2010

Hipotermia, buceando en aguas frías

Las operaciones submarinas en aguas frías requieren una cuidadosa planificación para lograr mejores resultados finales; lo mismo creo que podemos aplicar a inmersiones recreativas o científicas. Y cual es el mejor resultado final ? minimizar los factores de riesgo que tal situación provoca para que la persona que se encuentra en inmersión esté debidamente protegida para lograr su cometido, sea deportivo o profesional, porque con el agua a 5° C, todos tendremos frío, entraremos en riesgo de hipotermia y problemas más graves.
La capacidad de tolerar el frío varía de persona a persona; pero uno mismo reacciona de manera diferente por variadas causas -independientes del equipo que se use- y pongo algunos ejemplos: 1) cuando estamos mal dormidos, 2) cuando hemos comido mal, 3) cuando ya entramos al agua con frío tomado en superficie, ó 4) cuando reiteramos buceos con sensación frío.
En la parte profesional tales condiciones pueden determinar menor rendimiento en la calidad de trabajo, mayor incremento de riesgo de accidente "mecánico" (en el manejo de herramientas, supongamos que el buzo debe golpear una planchuela de hierro con una maza y por estar con las manos entumecidas pierde capacidad de movimiento, en vez de pegarle con la maza a la planchuela le pega con los nudillos ...).
Imaginemos igual situación en la parte deportiva: el buceador va desplazándose nadando y tomando fotografías de una pared submarina a -15 m, está con poca sensibilidad en sus manos y se le escapa la cámara fotográfica que cae al lecho, a - 48 m; al no estar en condiciones o capacitado para llegar a esa profundidad pierde su cámara.
Como vemos en éste ejemplo común y cotidiano, de un riesgo mínimo, tenemos por un lado unos nudillos sangrantes y por el otro un perjuicio económico.
La protección térmica debe ser evaluada conociendo de antemano las condiciones en las cuales deberemos realizar los buceos, siendo conveniente tener en cuenta -entre otras cosas- lo siguiente:
1) temperatura aproximada del agua en superficie (al simple contacto con la mano y dejándola sumergida unos dos minutos)
2) sensación de la temperatura del aire atmosférico (frío, calor, templado)
3) hora estimada de inmersión: mañana, mediodía, tarde, noche
4) pronóstico meteorológico local
5) sitio donde permanecerán los buzos desde el momento que emerjan hasta su regreso a tierra (embarcación neumática sin reparo, embarcación mayor con reparo, etc.)
6) disponibilidad para sacarse el traje en lugar reparado y disponibilidad de ducha de agua caliente
7) tiempo estimado de inmersión
8) profundidad de inmersión
Con éstos elementos podremos tener una idea más aproximada de la protección adecuada, pero ... tenemos un solo traje y entonces ? si es húmedo usar un chaleco de 1/8", debajo de la chaqueta, que ajuste bien sin limitar los movimientos, y, medias de neoprene finitas debajo de las botas; es conveniente (si se puede colocar) un pantalón finito debajo del Long John, y un buen par de guantes, también de neoprene.
Tener en cuenta que el traje calce perfectamente y que no tenga averías que permitan la circulación de agua en su interior permitirá realizar inmersiones, supongamos que en Ushuaia, de unos 20/30 minutos aún en pleno invierno.
Si tenemos un traje seco la protección será mayor (siempre que no entre agua) vistiéndose con ropa de algodón (si es posible) y que si está algo gastada es mejor; doy como ejemplo: dos remeras manga corta, una polera manga larga, un buzo, dos pantalones joggins, tres pares de medias gruesas (eventualmente se pueden calzar zapatillas si el ancho de la pierna del traje lo permite).
Los trajes secos pueden ser, a grandes rasgos, de neoprene o de membrana. Entre los de neoprene son recomendables los Pino, confeccionados en P. Madryn y comercializados por la Casa del Buceador, que por ser hechos en el país permite solicitar aditamentos o medidas adaptadas a cada uno, minimizando las posibles entradas de agua por el cuello o los puños.
Nosotros utilizamos desde hace años éstos trajes con un resultado excelente, debiendo ser tenido en cuenta que se utilizan para trabajos pesados y bajo condiciones muy desfavorables de tiempo de inmersión y calidades de aguas y fondos (altamente contaminadas; con presencia de hidrocarburos; entre elementos punzantes y/o cortantes, etc.), resultando fácil su pronta reparación en la casa precitada.
Es conveniente que lleven el casco adosado (es una cuestión de gustos) y si se va a utilizar frecuentemente hacer colocar un cierre en la entrepierna para poder orinar sintener que desvestirse (las sras/srtas. deberán aguantar estoicamente salvo mejor solución).
Los puntos más comunes de ingreso de agua son el cuello y los puños y en menor grado las válvulas de alivio y de ingreso de aire, y ocasionalmente por el cierre.
El cierre merece especial atención: debe ser tratado como un bebé recién nacido: con cuidado y dulzura; comprobar que no haya piedritas o arena en los dientes (del cierre y no del buzo); lubricarlo permanentemente con estearina (vela), lavarlo con agua dulce, cuidar que al sacárselo esté bien abierto, y al deslizarlo hacerlo suavemente y con firmeza.
Los trajes secos de membrana, tipo Vicking, Gates, Scubapro, etc., son más livianos que los de neoprene, y, los cuellos y puños son de látex, lo que los hace más suaves y con mejor ajuste. Personalmente y para intervenciones rápidas me gustan éstos trajes ya que uno puede ir de saco y corbata, bucear, sacárselo luego y estar completamente seco.
En estos trajes los puños se ajustan cortándolos de acuerdo al diámetro de las muñecas del buzo (vienen cónicos para tal fin) y con el cuello hay que hacer exactamente lo mismo.
La ropa debajo de los trajes de membrana tiene que ser en mayor cantidad, aunque el agua no esté tan fría, por los molestos pellizcones principalmente en las piernas, por elestrujamiento que se produce (igual que cuando usamos equipo de escafandra) y que molestan bastante porque generalmente aprietan finito (aún en -2 m de agua).
La protección térmica de éstos trajes es prácticamente nula y la misma la brinda la ropa que llevemos abajo.
Los trajes Vicking vienen con unos adaptadores para los guantes que permiten evitar el contacto de las manos con el agua ajustando los mismos con unas abrazaderas, permitiendo utilizar guantes textiles debajo de esos secos.
Es conveniente que los trajes secos -de neoprene y membrana- sean más grande que la talla del que lo use para permitir usar cierta cantidad de ropa y además para poder brindar una flotabilidad mayor en superficie al poderlo inflar. Nosotros no utilizamos chalecos compensadores, pudiendo flotar perfectamente en superficie aún utilizando 16/18 kg de plomo.
Cuando sugerí al principio la conveniencia de evaluar las condiciones del lugar de inmersión es porque por ahí resulta peor el calor que el frío, sobre todo en superficie, porque estar al rayo del sol con +25° C y metido dentro de un seco es bastante desagradable, aconsejando en ese caso llevarlo sin colocar desde la cintura para arriba hasta el momento de la inmersión.
Después de las inmersiones hay que darlos vuelta, si es posible lavarlos con agua dulce y jabón, examinar bien el cierre controlando su estado, y colgarlos de una percha para secar. Esto es conveniente hacerlo porque los olores de los trajes secos y los de buzo son característicos, digamos como que con una semejanza a una mezcla de mejillones, vieyras, bagres y dorados dejados a la intemperie tres días seguidos con 38° C a la sombra.
Igualmente habrá que controlar la válvula de alivio y de ingreso de aire. Con respecto a la válvula de alivio (o purga) conviene que esté instalada en la parte superior de la manga para poderla accionar fácilmente en superficie o bajo agua. La función de ésta válvula es la de permitir el vaciado de aire del traje ante un ascenso involuntario, pudiendo regular el buzo su sensibilidad.
La de ingreso permite enviar aire desde el regulador o la línea de aire si se bucea con umbilical, accionando el buzo el botón para permitir su inflado. Al igual que el cierre se deberá controlar periódicamente éstas válvulas, no desarmándolas si no hace falta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Agradeceremos mucho las sugerencias que nos permitan mejorar la calidad de nuestro trabajo, le aseguramos que toda esta retroalimentación será bienvenida. Estimulación Acuática para niños a partir de los 3 meses, bebés. Referente a cursos de buceo Snorkeling, Scuba o Snuba contactar en el 961 2387094 o enviar un e mail a info@mundoaqua.com.mx Programas flexibles en tiempo para que se acomoden a las necesidades del cliente, sea individual, empresa, instituto o universidad. Para familias que posean alberca propia pueden aprender a bucear en su propio hogar o en nuestra alberca según acomode al cliente.